Publicaciones

CONICET (2006). “Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas - 50 años”.

Libro en conmemoración de los 50 años del organismo, publicación institucional. Recopilación y selección de fuentes, Análisis de contenidos y redacción general del libro a cargo de Jorge L. Atrio. Coordinación por parte del Directorio del CONICET, Noemí Girbal y Mario Lattuada. Son 2 tomos, ISSN de la obra completa: 10:987-2-22617-2-5 / 13:978-987-22617-2-6.
Descargar .pdf del prólogo, índice e introducción                           
Decarga el libro completo por capítulos

 

Descarga del Libro

Prólogo, índice e introducción

Capítulo 1          Capítulo 2          Capítulo 3          Capítulo 4          Capítulo 5

Capítulo 6          Capítulo 7          Capítulo 8          Capítulo 9          Capítulo 10

 

INTRODUCCIÓN  por Jorge L. Atrio (2006)

La ciencia y la tecnología, como parte del patrimonio cultural de un país, son la fuerza que motoriza el tránsito necesario hacia una “sociedad de la información” basada en el conocimiento, siendo el resultado de su aplicación la transformación y el ascenso social en pos del bienestar de la población. Para llevar adelante un proyecto de Nación, con un objetivo de desarrollo que sea inclusivo de todos los sectores, las instituciones científicas deben cumplir un papel fundamental como organismos rectores en la materia.

Con el objeto de difundir las actividades y los aportes realizados por el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de la República Argentina, el CONICET, se incluye en esta obra el abordaje de diversos aspectos que hacen a la historia y a la actualidad del organismo. En la descripción de los principales hechos y lineamientos que dieron origen al proceso de institucionalización de la ciencia en nuestra región, se destacan en forma particular los hitos fundacionales más significativos que constituyeron los cimientos para la creación del CONICET. En este recorrido, se ponen de relieve todas aquellas instancias de promoción y ejecución de la ciencia que el Consejo utiliza en su carácter de referente principal de nuestra actividad científica. Se presenta en este libro el accionar de una institución que hoy, como nunca antes y con renovados esfuerzos en su gestión, ha logrado establecer vías de comunicación directa con los principales sectores productivos del país y la sociedad en su conjunto, coadyuvando así a su desarrollo sustentable.

Desde una perspectiva histórica, el origen de la ciencia moderna es el punto de partida desde el cual se define la figura del “científico moderno”, marcando de esta forma una nueva etapa, un nuevo paradigma en términos Kuneanos, que lo diferencian radicalmente del antiguo inventor, de aquellos sabios solitarios y encumbrados en sus torres de marfil. Junto al científico moderno, surgen las primeras instituciones científicas y con ellas las “políticas” aplicadas a las ciencias, marcando el inicio de lo que podría considerarse la organización formal de las tareas de investigación.

La complejidad del conocimiento científico es otro de los elementos que un organismo como el CONICET debe administrar, prestando atención no sólo a las necesidades particulares de cada área sino también a las de aquellas investigaciones que representan un verdadero corte transversal en cuanto a las tradicionales clasificaciones disciplinares. Las redes del conocimiento que hoy surgen como respuesta a un globalizado entramado social, deben ser capaces de atender los requerimientos propios de nuestra población, pero evitando que estas especificidades regionales provoquen un aislamiento que profundice aún más la ya existente brecha económica y social respecto de los países centrales.

En este sentido, la ciencia es un valor estratégico y debe dejar de ser interpretada desde una perspectiva asistencialista. Es necesario, entonces, lograr el reconocimiento de los beneficios que implica el hecho de servirse de ella. Sin caer en la premisa absoluta del derrame que vendrá por añadidura, es preciso interpretar la función de la ciencia de forma tal que la relación ciencia-sociedad sea un vínculo sólido, permanente, disponiendo de los recursos necesarios y estableciendo los niveles de prioridades que debieran contemplar entre sus objetivos. Esta es una función primordial de las instituciones gestoras de la ciencia y su papel es cada vez más significativo en la dinámica de generación del conocimiento que impone el mundo moderno.

En la actualidad, el CONICET promueve una política activa que lo inserta en la sociedad, de la que también recibe un continuo reconocimiento en función de los logros obtenidos. Tanto por las políticas como por la gestión y los resultados estrictamente científicos, hoy, el organismo es un actor relevante, que forma parte de las líneas prioritarias establecidas en las políticas de Estado de la agenda nacional.

El origen y la historia reciente de esta institución hacen al presente de la misma. Es la plena conciencia del camino recorrido durante casi medio siglo lo que le permite al Consejo trazar una senda hacia el futuro, haciendo estudios prospectivos y analizando qué ciencia, qué científicos y qué sociedad esperamos alcanzar en el mediano y largo plazo.